logo alpega

INFORME DE OFERTAS DE CARGAS CON ORIGEN Y/O DESTINO ESPAÑA 

PRIMER SEMESTRE 2020

Tras cumplirse el primer semestre de 2020, y después de varias semanas de incertidumbre, Wtransnet, la bolsa de cargas líder en la Península Ibérica, ha analizado la actividad de la plataforma durante el primer semestre del año.


Atendiendo a la actividad de la bolsa de cargas, observamos que los peores momentos de la crisis de la COVID19 parecen haber quedado atrás: el flujo del transporte de mercancías recupera el pulso y se estabiliza en una línea ascendente de crecimiento tras encadenar varias semanas con datos positivos.

La primera mitad del año se ha cerrado con un total de 1,7 millones de cargas con origen y/o destino España, repartidas entre exportación (25%), importación (18%) y transporte nacional (57%). Esto supone un 31% menos que en el mismo periodo de 2019 debido a la situación excepcional por la que hemos pasado. Durante el primer semestre de 2020, el mayor porcentaje de transacciones corresponde a las ofertas de cargas con origen y destino España, un porcentaje más elevado que el registrado en años anteriores y que se explica, de nuevo, con las restricciones de movilidad que hemos tenido en el comercio internacional.

Sea como fuere, la actividad en la bolsa de cargas en 2020 empezó de manera muy pareja al año anterior. Hasta febrero, solo había una pequeña variación del 6% con respecto a los datos de 2019 en los dos primeros meses del año. Incluso las importaciones estaban en números verdes en la comparativa, con un superávit de tres mil cargas.


A partir de ese momento, con la irrupción en Europa del coronavirus y en línea con las medidas del Gobierno, que implicaron la casi total paralización del comercio, comenzó un brusco descenso que se prolongó hasta Semana Santa, periodo en el que las restricciones alcanzaron su punto álgido. Desde entonces, con el retorno paulatino de la actividad productiva, el número de ofertas de cargas ha experimentado un notable repunte.


Tanto es así que, si en los meses de abril y mayo la diferencia negativa con 2019 era de casi el 60%, vemos que a las puertas de la época estival se ha reducido ese gap hasta la mitad. Se trata de una actividad todavía por debajo de la habitual pero que da buena cuenta de la recuperación paulatina que estamos experimentando.


EXPORTACIÓN

Francia, Portugal, Alemania e Italia siguen siendo, por este orden, los principales países a los que exportamos mercancía. Estos cuatro destinos han supuesto el 84% del total de las exportaciones españolas en este primer semestre, con Francia, nuestro principal mercado, registrando el 44% de las cargas.


Precisamente esta última ha sido una de las naciones más golpeadas por la pandemia, lo que ha repercutido en la balanza de exportaciones españolas. De este modo, hemos cerrado junio con un 37% menos de ofertas de cargas con destino Francia, si comparamos los datos con el mismo periodo en 2019.


Una tendencia que hemos visto también con el resto de los países, aunque más sostenida. Así, el descenso en Portugal, Alemania e Italia ha sido mucho menos pronunciado, con un -14% en el país luso y un -23% y un -22%, respectivamente, en Italia y Alemania.


Pese al descenso de la actividad de forma general, tras la caída de marzo y abril, se ha producido una tendencia al alza y una estabilización del número de exportaciones, situándose a finales de junio cerca de las 60.000 ofertas, no muy alejadas de las 74.000 registradas en 2019. Datos que, aunque negativos, se acercan cada vez más a los habituales de esta época del año.


Cabe señalar que las ofertas de cargas con destino Polonia (-7%), Suiza (-10%) y Austria (-10%) se han visto mínimamente afectadas. Si bien es cierto que el volumen total es inferior al registrado hacia otros países, tampoco se debe pasar por alto que la crisis apenas ha hecho mella en las transacciones con estos destinos, que no dejan de estar en el “top ten” de nuestras exportaciones.

IMPORTACIÓN

En cuanto a las ofertas de importación, nos encontramos con un balance negativo durante el primer semestre del año, donde la crisis sanitaria ha disminuido su flujo drásticamente, especialmente en los meses de abril y mayo, dibujando una línea que arroja un 32% menos de ofertas de cargas con respecto al año pasado.


Los números de enero y febrero fueron incluso mejores que en 2019, con casi un 2% más en el flujo de mercancías. Fue en marzo cuando comenzó una bajada, moderada al principio, que se acentuó en los dos meses posteriores, tras la declaración del Estado de Alarma. La curva, sin embargo, comenzó su tendencia ascendente en mayo y desde entonces no ha dejado de crecer, registrándose en junio un 50% más de ofertas de cargas que en el mes anterior con lo que se afianza el efecto rebote una vez superada la parte más dura la crisis.

Durante el primer semestre del año, las ofertas de cargas con origen Francia, Portugal, Italia y Alemania, también nuestros principales mercados para la importación, se mantuvieron muy por debajo de las habituales. Las importaciones con Francia, como principal origen de las mercancías que llegan a España, sufrieron menos que con las exportaciones, siendo el balance de 24% menos de ofertas de cargas respecto el mismo periodo en 2019. La diferencia sí es más elevada en los casos de Portugal (-37%), Italia (-39%) y Alemania (-34%). 

TRANSPORTE NACIONAL

A nivel doméstico, las ofertas de cargas con origen y destino España han sufrido una reducción del 32% con respecto al mismo semestre del año pasado. En línea con lo sucedido en el caso de las importaciones, las diferencias hasta marzo fueron poco significativas, apenas un 4% menos. Sin embargo, los meses de abril y mayo fueron críticos, sincrónicos con el parón total de Semana Santa y los momentos más duros de la crisis, donde llegó a registrarse un 64% menos de ofertas de cargas que en el mismo periodo de 2019 durante algunas semanas.


La situación, sin embargo, remonta y el flujo de ofertas de cargas para doméstico vuelve a respirar, prolongándose dos meses consecutivos de aumento de demanda.